San Cristóbal de las Casas se encuentra en un fértil valle rodeado por montañas en el estado de Chiapas, al sur de México. Es el hogar de varios grupos indígenas que descienden de los mayas; dos de los más grandes son los Tzotziles y los Tzeltales que habitan en los pueblos de los altiplanos que rodean a San Cristóbal.

San Cristóbal es una de las ciudades coloniales mejor conservadas de México. Está compuesta por una serie de barrios tradicionales, cada uno, conocido por algún comercio o costumbre en particular, tal como los trabajos en hierro, carpintería y tallado en madera.

Debes reservar tiempo suficiente para pasear por las estrechas y empedradas calles de San Cristóbal, caminar frente a las casas pintadas con colores brillantes y las pintorescas tiendas y mercados. La ciudad está trazada en una línea recta que puede ser explorada fácilmente a pie. Varias de las calles principales que conducen, a través del centro, están cerradas al tráfico y convergen en el parque central o zócalo.

Con su tranquilo ambiente bohemio, San Cristóbal de las Casas continúa siendo un destino popular para los mochileros internacionales y los residentes extranjeros, muchos de ellos llegan a estudiar español o trabajar como voluntarios en organizaciones internacionales preocupadas por la sustentabilidad, educación y derechos humanos.

 Puedes pasar horas visitando las tiendas y mercados de artesanías en San Cristóbal, o viajando a uno de los pueblos cercanos para ver donde se fabrican.

Varias excursiones interesantes de un día desde San Cristóbal incluyen visitas a los pueblos de San Juan Chamula y San Lorenzo Zinacantán, en la sierra. Ambos pueblos ofrecen una visión única de las tradiciones y costumbres de las comunidades indígenas mayas de la región.

En la plaza principal se encuentra el Ayuntamiento, de impresionante arquitectura, y la Catedral. Cinco cuadras al norte de la plaza descubrirás el Museo Templo y Convento de Santo Domingo de San Cristóbal.

Una empinada escalera de piedra conduce hasta el Templo de San Cristóbal y el mejor mirador de la ciudad. Hay que escalar hasta la cima para disfrutar de vistas espectaculares de la ciudad de San Cristóbal, las montañas de los alrededores y la campiña.

San Cristóbal es conocido como un destino turístico nacional desde la década de 1970. Hoy en día, la ciudad alberga numerosas agencias de viajes, escuelas de idiomas, salas de cine de arte, museos y mercados de artesanías, así como una increíble variedad de tiendas, cafés y restaurantes, muchos de los cuales atienden a los visitantes extranjeros.